¿Conoces las propiedades de la malva? Te las mostramos en esta entrada.

De la malva se utilizan flores y hojas (si no están dañadas) que serán recogidas en primavera y verano. Una vez recogidas, deben secarse rápidamente y sin que las dé la luz para que conserven su intenso color malva.

Es una planta utilizada desde antiguo. Tanto los griegos como los romanos la tenían en gran estima por sus virtudes equilibradoras y benéficas.

Tiene un gran poder suavizante (de echo, “malva” en latín, significa “suave”). Es emoliente, nutritiva, alterativa, diurética, laxante suave, vulneraria y antiinflamatoria. Por ello es útil en inflamaciones, irritaciones, úlceras, piedras (vejiga y vesícula) En uso externo, puede usarse como colirio, en gárgaras para aliviar las mucosas bucales, en irrigaciones vaginales. Es ideal para la piel irritada, para las manchas de la piel y la cuperosis.

El mucílago de la malva puede evaporarse con el calor, por ello para hacer infusiones es preferible preparar una maceración de la planta en agua fría durante media hora y después colar.

En cosmética natural se puede utilizar en cremas, ungüentos y jabones. Su efecto antiinflamatorio la hace ideal para cualquier afección que curse inflamación y picor. Mientras que su propiedad emoliente la hace insustituible en preparados aclaratorios de manchas solares.

La malva es una de esas plantas que nos ofrece la naturaleza para cuidar nuestras pequeñas afecciones y que abunda en nuestro país. Es muy accesible y no tiene posibilidad de confusión.

Si te ha gustado esta entrada, síguenos en https://www.plantasconalma.es/blog/

Y nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin e Instagram

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies