En esta entrada vas a saber porqué es importante conocer el pH de los productos que se usan para la higiene y cuidado personal. Esta información es esencial para todos aquellos que elaboramos nuestros productos en casa y para quien está aprendiendo cosmética natural casera.

La piel es el órgano que hace de barrera de defensa contra el medio ambiente y las infecciones de bacterias, hongos y virus.  Y, por eso, es importante mantener el pH adecuado de nuestra piel: para que funcione correctamente como barrera protectora.

El pH hace referencia a la concentración de hidrógeno existente en el agua. De hecho, las siglas significan “potencial de hidrógeno”.

El valor de pH de la piel en la mayor parte de la cara y el cuerpo oscila entre 4,7 y 5,7. Un pH 7, el que llamamos pH neutro,  es por ejemplo el del agua. Los valores de pH inferiores a 7 son valores ácidos y los valores de pH superiores a 7 son alcalinos.

La parte externa de la piel está cubierta  por un manto ácido formado por agua y sustancias grasas que segregan las glándulas sebáceas, y que a su vez se mezclan con el sudor que excretan las glándulas sudoríparas. En estado sano este manto tiene de 5 – 5,5 de pH,. Este es un pH ácido y es el pH de la piel sana. Y es este manto con este pH el que protege la piel de infecciones, irritaciones y las altas temperaturas por un lado y ayuda a mantener la humedad y la flora microbiana que vive en ella, por otro.

El pH de la piel varía ligeramente según la edad, las hormonas, el género y no todas las zonas del cuerpo tienen el mismo pH. Los pliegues inguinales, las axilas y las zonas interdigitales tienen un pH más alcalino. Esto hace que sean zonas más propensas a coger infecciones.

Si el pH cambia y se vuelve alcalino, la piel se seca, pierde agua y no segrega las grasas que necesita. Entonces, la función barrera desaparece y no protege de las infecciones, por lo que puede aparecer picor, rosácea, psoriasis, dermatitis, y además  perder flexibilidad y suavidad. Y si el pH baja, se vuelve excesivamente ácido. Entonces salen granos, se produce un exceso de grasa o enrojecimiento.

  •         La Piel grasa oscila entre 4,7 y 5,0
  •         La Piel normal oscila entre 5,2 y 5,5
  •         Y la Piel seca oscila entre 5,7 y 5,9

 

Y ¿qué es lo que hace que se altere el pH?

  •         Por un lado agentes internos como la herencia genética y las hormonas.
  •         Y por otro, cualquier agente externo que contacte con la piel como los productos que usamos para nuestra higiene y cuidado personal, la contaminación ambiental, el agua, el sol, el humo y los productos químicos que usamos para desinfectar el hogar o el trabajo. 

Los jabones y productos que usamos para nuestra higiene son generalmente neutros y su uso continuado acaba afectando al pH del manto ácido, alcalinizándolo. Desde que nos lavamos hasta que vuelve a regularse otra vez el pH de nuestra piel pueden pasar hasta 18 horas, durante las que nuestro organismo no tiene protección frente a cualquier microorganismo que penetre por los poros.

  •       No debemos olvidar que los hábitos alimenticios pueden desequilibrar el pH de nuestra piel. Los alimentos que se consideran ácidos antes de la digestión, se convierten en alcalinos en el cuerpo. Y la mayoría de los productos procedentes de animales, que son alcalinos antes de la digestión, se transforman en ácidos.
  •         También debemos tener en cuenta que con la edad la piel se vuelve más alcalina y queda expuesta a trastornos que van desde las arrugas hasta cambios en la pigmentación.
  •         Además hay otros factores como el género, el hombre tiene un pH ligeramente más bajo que el de la mujer.
  •         Y las personas con la piel blanca tienen un pH más alto que las personas con piel más oscura.

 

Y ¿cómo mantener el pH equilibrado?

  • Debemos usar productos con pH 5 – 5,5  para que la piel esté sana y realice su función de protección frente a cualquier agente externo. Y, en el caso de la limpieza del rostro, además, es aconsejable usar un tónico de plantas después de lavarse porque ayuda a bajar el pH.
  • Se recomienda beber bastante agua y mantener una dieta sana con abundancia de frutas y verduras que aportan agua y antioxidantes porque la piel mantiene el equilibrio de sus niveles de acidez cuando está bien hidratada.
  • Es aconsejable ducharse con agua no demasiado caliente, enjabonarse solo una vez y utilizar esponjas suaves para no dañar el manto ácido.
  • Es recomendable utilizar productos de higiene y cosméticos naturales  adecuados a cada tipo de piel y no alcalinos. No nos hacemos ningún favor si nos aplicamos productos que no están orientados para nuestro tipo de piel concreto. Lo mismo que no debemos usar una crema hidratante facial como contorno de ojos. Cada crema se elabora con un pH concreto, adecuado a la zona o tipo de piel para la que está destinada.
  • Es importante mantener la piel hidratada.
  • Y, por supuesto, debemos seguir una dieta compuesta por un gran número de alimentos alcalinos como son los vegetales, cítricos, frutas y hortalizas.Echa un vistazo a nuestros libros sobre plantas y elaboración de cosmética y los cursos on line en los que podrás aprender a elaborar jabón cosmético natural y todos los productos que usas para la higiene y cuidado del cabello con ingredientes naturales.Apoya nuestro canal  en Patreon haciéndote nuestro mecenas para que podamos seguir ofreciendo información relevante sobre el cuidado a base de plantas y sobre el uso de cosmética natural. Infórmate aquí de todas las ventajas exclusivas a las que tendrás acceso.Suscríbete al canal de Youtube Plantas con Alma y tendrás a tu alcance un botiquín natural en vídeo para tu hogar. 

    Puedes seguirnos, para obtener más información, en nuestra página: www.plantasconalma.es  y en nuestras redes sociales:Facebook, Youtube, Instagram, Pinterest, Twitter y LinkedIn y así podrás seguir informado de todas nuestras novedades.

     

     

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies